El sonido es la perturbación de energía mecánica que se propaga a través de la materia en forma de onda y se percibe a través del oído. Una manera de medir la velocidad del sonido es mediante un tubo sufi cientemente largo para medir el tiempo que tardamos en escucharnos a nosotros mismos. En esta exhibición los visitantes pueden constatar por ellos mismos que la velocidad del sonido en el aire es de 340 m/s.