Arquímedes descubrió la ley de la palanca y dijo: “Dadme una palanca y un punto de apoyo, y moveré al mundo”. La palanca es una barra rígida con un punto de apoyo al cual se le aplica una fuerza y que, al girar sobre el punto de apoyo vence una resistencia (que es el peso a levantar). Mientras más cerca está el punto de apoyo del peso que vas a levantar, mayor es la distancia que tu mano tiene que moverse para levantarlo. Hay una relación entre la distancia que recorres con tu mano y la fuerza que tienes que aplicar.