El arco iris que vemos en un lluvioso día soleado es consecuencia de la refracción de la luz solar en las gotas de agua o vapor de agua de las que resultan los colores del espectro. René Descartes fue el primero en describir este fenómeno óptico en 1637. Sin embargo, los afortunados que pueden disfrutar de un arco iris solamente aprecian, si tienen suerte, un semicírculo, debido a que el horizonte no nos permite ver la otra mitad, aunque el arco iris realmente es circular. En esta exhibición los visitantes podrán aprender cómo se forma el arco iris circular, tanto de día como de noche, y apreciar todos los colores del espectro.

http://resumeperk.com/blog/8-secrets-of-the-worlds-best-job-hunters/